Coca-Cola

Como parte de su campaña “Compartí lo que sentís”  Coca-Cola incorporó los emoticones como assets de comunicación y lanzó un set de 33 emojis brandeados, “EmotiCokes”, para generar una comunicación más cómplice y cercana con sus consumidores.

coca1

Los emoticones y emojis están siendo incorporados por las marcas que quieren alcanzar a los millennials y las audiencias más jóvenes, utilizando un lenguaje que le es propio y natural a este target.  Según Swyft Media, 41,5 billones de mensajes y 6 billones de emoticones o stickers son enviados alrededor del mundo todos los días a través de apps móviles de mensajería.

Que una marca tenga sus propios emoticones le permite formar  parte de un espacio que es difícil de penetrar, como es la conversación de todos los días de las personas, sin que luzca como publicidad tradicional.

Los emoticones pertenecen a la cultura popular, al ser imágenes, forman parte de un “lenguaje universal”, permiten expresar visualmente emociones, forma parte del código natural de comunicación de los adolescentes, y no funciona sólo para digital, sino también para la comunicación analógica. De hecho los “EmotiCokes” fueron incorporados también el packaging de los productos de Coca-Cola.

La propuesta de los “EmotiCokes” de Coca-Cola es poder mejorar los momentos aburridos de sus consumidores, y permitirles expresar emociones a través de Coca-Cola, en sus conversaciones cotidianas.

Para su estrategia digital, Coca-Cola seleccionó como medios espacios y plataformas que permitan a los consumidores expresarse y compartir. Una de las plataformas elegidas fue   Taringa!, donde incorporó el set de emojis brandeados y se sumó a la conversación de los  millones de usuarios que forman la comunidad, los cuales generan más de 900 mil comentarios al mes.

coca2